Pequeños detalles que enriquecen tu blog: el favicon

Una de las cosas en las que más insistimos cuando se habla de redes sociales es en la necesidad de crear una imagen online. Con ello nos referimos a "cómo nos ven" los demás en la red, lo que equivaldría a nuestra reputación digital. Este aspecto es fundamental a la hora de crear visibilidad en la web y llegar a ser un perfil reconocido en las redes sociales. Dependiendo de tu profesión, esto puede ser fundamental, ya que el uso que le des a las redes sociales denotará profesionalidad y buen hacer, llegando, en ocasiones, a ser determinante para lograr un empleo.

Lograr una buena reputación online comprende una gran cantidad de acciones que no podemos dejar escapar. Desde publicaciones adecuadas y controladas en las redes sociales hasta una interacción correcta con los usuarios que te siguen en todas las redes. Sin embargo, hay otros pequeños detalles que a veces se escapan y nos hacen quedar mal.

Por ejemplo, el favicon de tu blog personal. ¿El favi...qué? Seguro que te has fijado que cuando abres una página web en una pestaña, un pequeño icono aparece justo al lado del título o la descripción en la pestañita. Por ejemplo, los blogs de Blogger suelen tener una B blanca sobre un fondo naranja, en Twitter aparece el pajarito azul o en Facebook, su logotipo: F blanca sobre fondo azul.

Esta seña de identidad denota la preocupación del usuario por todos los detalles y da sensación de profesionalidad y control. Incluso ayuda a que se conozca la "marca" personal que queremos crear, si somos usuarios individuales. Además, ayuda a reconocer la página entre varias pestañas abiertas o a localizarla fácilmente en una lista de enlaces desde nuestros Favoritos.

Colocar este icono en tu blog es muy fácil. Lo primero es crearlo. Se recomienda que sea una imagen cuadrada, de pequeño tamaño y que no sobrepase los 100kb de tamaño. Tiene que ser algo icónico y sencillo, que se recuerde. Tal vez tus iniciales, o un icono que quieras que se asocie a tu web. 
El mío, por ejemplo, juega con los colores de la web, la tipografía del título y un pincel de Photoshop que me resultó curioso. Y no son más que las iniciales de este blog, CdP.


Tienes que reducirlo mucho porque se mostrará en pequeñito, hay quienes recomiendan que lo hagas a 32x32 px para que al empequeñecerlo quede bien. Una vez que ya lo tenemos, hay que subirlo a la web:

Si usas Blogger, es muy sencillo: desde la pestaña Diseño - Elementos de la página verás que en la parte superior de la plantilla de elementos, justo encima de la Barra de Navegación, tenemos un elemento llamado Favicon. Pulsamos en editar y subimos la imagen. ¡Listo! En pocos minutos veremos como el navegador reconoce nuestra imagen y aparecerá en la parte superior de las pestañas.

Si usas Wordpress, tampoco hay demasiadas complicaciones: Tienes que guardar la imagen como .ico y después, buscar entre los archivos de la plantilla que usamos el titulado header.php. Lo abrimos y después de <head> insertamos el código:

<LINK REL="SHORCUT ICON" href="Url de la imagen">
Y ya está todo. Al igual que antes, en pocos instantes el favicon se verá en las pestañas del navegador. Espero que estas sencillas instrucciones os sirvan y que pongáis pronto estos elementos en vuestros blogs. Además, la barra de navegación queda mucho más dinámica cuando está llena de iconos distintos.


¡Comparte si te gusta!
ESCRITO POR Marina Montes

Periodista, apasionada de la web 2.0, intento de community manager. Bloguera, lectora y enganchada a las nuevas tecnologías. Un poco friki y un mucho geek.
Sígueme en Twitter | Facebook | Linkedin | Google+

No hay comentarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Valoro la aportación de nuevas informaciones y los enlaces con información relevante, pero no el spam. Todos los comentarios que no se atengan a esta norma serán eliminados.