¿Por qué no hay periodismo de calidad?

Este fin de semana me metí en un debate en Twitter casi sin querer. Todo comenzó con un comentario de César Cabo, ex portavoz del sindicato de controladores aéreos de España y licenciado en Periodismo. Decía que "Con tanto "periodista" indocumentado que habla sin contrastar, sin saber y que prejuzga con sectarismo, es lógica la crisis de los medios".
Muchos contestamos que no, que lo que hacía malos periodistas era precisamente la crisis de medios, la situación a la que hemos llegado con salarios por los suelos y horarios imposibles. Que era la crisis la que estaba minando al periodismo, y no el periodismo el que estaba creando una crisis en la información. Rápidamente, otros contestaron a mi comentario diciendo que no.






Creo que no me expliqué bien, a veces Twitter es demasiado breve para transmitir las ideas que queremos y por mucho que dominemos la palabra, 140 caracteres se nos hacen cortos.

Hay una norma genérica en el periodismo que dice que antes de publicar una noticia hay que contrastarla con tres fuentes independientes entre sí. Seamos sinceros, ¿se cumple? Es cierto que hay periodistas que no contrastan, que manipulan y que tergiversan la información que reciben por decisión propia o por mandato del medio. No vamos a entrar en quienes sí y quienes no. Pero se hace. Porque en realidad no hay una sola verdad, sino varias caras, todas ellas verídicas, de una realidad que, si la contamos sesgada, puede parecer una mentira sin serla.

Ahora bien, otro muchos periodistas - y esos era de los que yo hablaba - no pueden hacer bien su trabajo por sus condiciones laborales. Internet es un gran medio de comunicación que ha revolucionado nuestro contacto con la realidad. Es un medio que nos ha hecho revitalizar la profesión de una manera magnífica, pero también nos ha condenado. Internet nos exige ser los primeros para que la gente nos lea y por eso, hay que trabajar más deprisa. Tanto, que a veces es imposible contrastar como quisiéramos. Porque si tardan en darte la confirmación, probablemente otro lo haya sacado antes que tú y entonces todo tu trabajo no sirve.

Yo he vivido eso. Las dos situaciones. La inmediatez que te exige este medio y también la necesidad de contar cierta parte de una verdad completa por temas editoriales. Yo querría haber hecho reportajes amplios de un tema, hablar con muchas más personas y publicar un artículo plural, contrastado, magnífico y que recogiese todas las opiniones. Pero cuando te exigen que sea "para ya". No, para hace diez minutos. Es imposible. Por mucho que un profesional quiera hacer bien su trabajo.

No sé si será una buena comparación, pero es como si tú contratas a un pintor y le dices "Quiero un paisaje con un sol y una casa. Y lo quiero para dentro de dos horas". Y ahora va el pintor y te dice "No, te voy a hacer la Capilla Sixtina, pero voy a tardar tres días". Si tú lo que quieres es un cuadro dentro de dos horas, no vas a contratar a ese pintor. Con el periodismo digital pasa lo mismo. Lo quieres ahora y lo quieres ya. Que luego se puede ampliar, ya se ampliará, pero lo que sea lo sacamos ya.

Se prefiere ser los primeros, aunque luego haya que rectificar, que dar una información completa. Porque los lectores se han acostumbrado a leer lo primero que sale y lo breve, y si interesa ya se seguirá el tema y si no, ya se ha informado "suficiente". Y ahí está el fallo. Los periodistas nos estamos adaptando a los lectores, pero estamos rebajando demasiado la calidad de la información. Estamos asistiendo al suicidio de una profesión que, además, cada vez prescinde de más profesionales para utilizar a becarios, que salen más baratos.

Por eso no se puede exigir calidad cuando no se conoce la realidad. Un becario puede ser muy bueno. He conocido a algunos verdaderamente espabilados e inteligentes y cuentan con una cualidad muy valiosa: la ilusión por trabajar. Pero también tiene un gran handicap: la experiencia. Un periodista nace pero también se hace, con el tiempo. Y no podemos pedir que un becario realice el trabajo con la misma calidad que un profesional que lleva años trabajando, porque no tiene las herramientas necesarias.

Del sueldo mejor no hablamos. No quise decir con mi comentario que si te pagan 600 euros al mes por una jornada completa tengas que relajarte o no rendir al 110%, ni mucho menos. Pero es normal que cuando llevas mucho tiempo así y ves que no hay posibilidad de ascenso y que, además, tienes la amenaza del despido sobrevolando tu cabeza, te resientas. Porque por mucha ilusión que tengas, las necesidades diarias te comen. Y te enfadas aún más cuando ves que en un medio, que puede ser el tuyo propio o el de enfrente, contratan a personas como becarios o colaboradores sin que tengan una formación adecuada. Por ejemplo, para secciones como deportes. "Mira, fulanito, que le gusta mucho el fútbol y es amigo de mi cuñado, que nos haga las crónicas de los domingos. Y si quiere algunas entrevistas, pues también, que le hace ilusión colaborar". ¿Cómo vamos a tener periodismo de calidad así?



¡Comparte si te gusta!
ESCRITO POR Marina Montes

Periodista, apasionada de la web 2.0, intento de community manager. Bloguera, lectora y enganchada a las nuevas tecnologías. Un poco friki y un mucho geek.
Sígueme en Twitter | Facebook | Linkedin | Google+

1 comentario

1 comentario :

  1. Para que haya periodismo de calidad ha de haber lectores de calidad, y de esos en España hay pocos.

    ResponderEliminar

Valoro la aportación de nuevas informaciones y los enlaces con información relevante, pero no el spam. Todos los comentarios que no se atengan a esta norma serán eliminados.