Black Hat: así no se hace un buen SEO

Si tienes un blog normalito, esto de lo que voy a hablarte apenas te influirá. Pero si lo que buscas es un buen lugar de posicionamiento en la web, probablemente hayas recurrido a plugins para SEO (son muy comunes en Wordpress y bastante útiles), y otras técnicas que, aunque antes daban resultados, ahora están muy penalizadas. Son las que se conocen como Black Hat. Aunque casi siempre se hacen de manera deliberada, hay ocasiones en las que puedes caer en ellas sin haberlo planeado, por un mal conocimiento del SEO y del sistema de algoritmos de los buscadores. Y es que con tantos cambios, ya no sabemos cómo funcionan. 

Además, hace poco Google cambió estas fórmulas y ahora, con la actualización del pingüino, muchas empresas han visto cómo su posicionamiento ha caído drásticamente. ¿Por qué? Porque no estaban haciéndolo bien. Básicamente lo que tienes que intentar es tener contenido de calidad. El resto vendrá sólo. Pero en ocasiones forzamos un poco la máquina para llegar a nuestra meta en menos tiempo y acabamos perjudicándonos. A continuación te explicaré cuáles son algunos de los grandes errores del Black Hat y cómo evitarlos.

Cloaking: Para mí es una de las menos honradas. Consiste en mostrar un contenido a los bots de los buscadores y otro a los usuarios. De esta manera el primero está preparado para que se indexe de manera correcta y en ocasiones, la información está excesivamente optimizada. Así, se abusa de palabras clave, metas, y herramientas para que los bots consideren que nuestra página tiene un buen contenido de calidad y lo ponga más arriba. Sin embargo, la realidad puede ser muy distinta. Es como presentarle a Google un panfleto publicitario perfecto donde nuestro producto no tiene rival, pero luego, al usuario, darle el contenido y que descubra que está lleno de carencias. Estaremos arriba, sí, pero no fidelizaremos con el cliente.

Spamming keywords o keyword stuffing: Se trata de meter palabras clave por todas partes e incluso sin sentido. En los plugins para SEO tendemos a escribir llenándolo todo de keywords, pero tenemos que pensar que, aunque lo leerá un bot, cada vez están más perfeccionados. En el campo descripción no vale con poner palabras sueltas, porque ya tienen en cuenta el campo semántico. Así que olvídate de hacer trucos. La densidad del artículo también es importante, lo normal es que esté entre el 3 y el 12%. Si te pasas de este número puedes ser penalizado, así que mucho cuidado.

Contenido duplicado: Este es un problema grave. Porque aunque no lo hagas tú mismo, puedes ser víctima de él sin que te des cuenta. Ocurre cuando hay varios portales o webs con el mismo contenido que se utilizan para crear tráfico entrante. Qué ocurre, que si a alguien le gusta un texto tuyo, puede fusilarlo tal cual y colgarlo en su web. El bot del buscador no sabe distinguir cuál es el real, por lo que podría castigarte sin que tú tengas nada que ver. Incluso si tu web tiene pocas visitas y te lo copia alguien con un buen posicionamiento, te penalizarán más a ti. Es un fastidio, sí. Pero por ahora es lo que hay, aunque se está trabajando en ello. Otro día os contaré como se puede evitar esto, aunque es un problema con difícil solución.

Texto oculto: Se puso de moda a principios de esta década y consistía, básicamente, en escribir texto del mismo color que el fondo, a veces incluso a un tamaño ilegible. De esta forma los buscadores lo veían y los usuarios no - a no ser que seleccionaran ese cacho -. Seguro que más de una vez te ha pasado y has visto que había un montón de palabras clave que en un principio no tenían mucho que ver con la web.  Ahora se ha mejorado haciéndolo a través de la hoja CSS, pero es igualmente detectado por los bots y, ahora, de lo más penalizado.

Intercambio o venta de enlaces: Es el famoso "yo te enlazo, tú me enlazas". Uno de los aspectos que más se valoran son los enlaces entrantes a tu web, porque se considera que tiene contenido de calidad. Sin embargo ahora hay que tener en cuenta algo más: si llega un enlace entrante desde una web penalizada, te penalizan a ti también. Así que olvídate de las granjas de enlaces y de los directorios que ofrecen posicionamiento rápido y gratuito porque pueden estar en la lista negra de Google y pueden hacerte perder posiciones.

 
En definitiva, lo mejor es trabajar con técnicas White Hat, que son técnicas "legales" para los buscadores. Ya hablaremos más adelante sobre ellas. Y, sobre todo, añadir contenido de calidad. Es un proceso mucho más lento, pero a la larga, más efectivo. Si quieres conocer algunos errores más, puedes consultar la web de Seomoz donde dan 32 consejos que nunca se deben hacer. Aunque son de 2011 siguen teniendo bastante vigencia. Ah, está en inglés. Pero San Google y su traductor pueden ayudarte.


¡Comparte si te gusta!
ESCRITO POR Marina Montes

Periodista, apasionada de la web 2.0, intento de community manager. Bloguera, lectora y enganchada a las nuevas tecnologías. Un poco friki y un mucho geek.
Sígueme en Twitter | Facebook | Linkedin | Google+

No hay comentarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Valoro la aportación de nuevas informaciones y los enlaces con información relevante, pero no el spam. Todos los comentarios que no se atengan a esta norma serán eliminados.