El efecto Streisand, uno de los peligros de las redes

Si te mueves en esto del marketing, el periodismo y las comunicaciones en general, probablemente conozcas esto del efecto Streisand. Es un fenómeno que tiene lugar en internet relacionado con la censura de contenidos

Todo comenzó en 2003, cuando el portal pictopia.com publicó unas imágenes del fotógrafo Kenneth Addelman sobre la costa de California. Nada del otro mundo: playas, lugares paradisiacos y mansiones de lujo completamente anónimas. Hasta que Barbra Streisand demandó al fotógrafo y al portal para que eliminasen la foto alegando su derecho a la intimidad. El efecto fue todo lo contrario: ese intento por ocultar la foto hizo que se difundiese rápidamente.

La imagen de la discordia... aquí empezó el Efecto Streisand

Y es que en internet, esa pluralidad de contenidos y la facilidad con la que cada uno de los internautas puede convertirse en emisor hace que los contenidos lleguen a cualquier lugar en segundos a través de, literalmente, cientos de fuentes. Y además cualquier acto de censura se toma como un ataque hacia la comunidad. "Si me prohiben ver algo, será porque es importante que no lo sepa...", piensa el internauta.

Por eso, el gestor de comunidades debe tener cuidado con lo que mueve en la red. Y si por algún casual se encuentra con algo que no quiera que los demás conozcan, no censurarlo, sino intentar llevarlo a su terreno con comentarios apropiados. Utilizar una información que está en su contra para lograr un beneficio para su marca. Vamos, casi todo lo contrario a lo que hacen algunos famosos y políticos en las redes sociales.

Uno de los ejemplos más sonados del efecto Streisand de los últimos tiempos fue el caso de Martha Payne, o Veg, como se llama en su blog, una niña escocesa que publicada día a día los menús del comedor escolar. Gracias a su afición bloguera se descubrió la deficiencia de la comida en su colegio. Las críticas fueron tan sonadas que incluso el consejo escolar la obligó a dejar su blog, pero... ¡efecto Streisand! Las visitas se multiplicaron y las presiones de los medios de comunicación hicieron que el director del centro diese marcha atrás.

Así que para llevar bien la gestión de una marca o persona en la red y evitar problemas de este tipo, lo mejor es tener muy presente este fenómeno para que no tengamos que sufrirlo en primera persona. Un sólo fallo y nuestra reputación y el trabajo que hemos hecho durante meses, podría venirse abajo. 


¡Comparte si te gusta!
ESCRITO POR Marina Montes

Periodista, apasionada de la web 2.0, intento de community manager. Bloguera, lectora y enganchada a las nuevas tecnologías. Un poco friki y un mucho geek. Colaboro en Frikarte y Revista Wego escribiendo sobre series de televisión.

Sígueme en Twitter | Facebook | Linkedin | Google+

No hay comentarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Valoro la aportación de nuevas informaciones y los enlaces con información relevante, pero no el spam. Todos los comentarios que no se atengan a esta norma serán eliminados.