¿Se puede evitar el spam en los blogs?

El spam es uno de los principales problemas que se encuentran los blogueros. Y es que los comentarios son una oportunidad perfecta para crear enlaces entrantes hacia tu página web de una manera rápida, sencilla y barata. Muy barata. Lo único que tienes que hacer es darte un paseo por los blogs e ir dejando mensajes sin parar con un enlace a tu web. Total, alguien acabará picando, ¿no?

¡Error! Nunca, pero nunca, nunca, debes usar los comentarios de otras páginas de esta manera. Porque en lugar de conseguir enlaces entrantes hacia tu web lo que estás haciendo es spam y una mala práctica si eres community manager de alguna empresa. Y esa práctica acaba siendo penalizada por Google tarde o temprano. Así que descarta esta práctica y si quieres aumentar las visitas, céntrate en crear un contenido de calidad y en llevar a cabo unas buenas prácticas en SEO y posicionamiento.

Pero, ¿qué hacer cuando estás sufriendo el spam en tus propias carnes? Ante todo, tienes que identificarlo. A veces es demasiado evidente: un comentario que sólo contiene un enlace, un mensaje en otro idioma lleno de links... 

Es fácil reconocerlo y borrarlo. Pero en otras ocasiones puede dar lugar a confusión, por ejemplo, un mensaje escueto como  "¡Buen post!" y un enlace a continuación. Y otras veces, la cosa es aún más sutil: comentan tu post y meten, mediante enlace en alguna palabra clave, un enlace hacia su página web. Si quieres ver algunos ejemplos, puedes consultar esta entrada-denuncia de Reaplicante donde tienen un muestrario bastante completo sobre spammers de libro y cómo detectarlos.

"Spam" es la abreviatura de Space Jam, un preparado de carne picada
muy popular en la Segunda Guerra Mundia.

Y ahora viene la parte interesante: ¿cómo combatirlo? La verdad es que es muy difícil. Si utilizas un gestor de contenido como Wordpress lo tienes un poco más fácil: hay pluggins como Askimet que ayudan bastante y detectan al vuelo los posibles spammers, aunque tienes que darle un repaso de vez en cuando. Blogger también cuenta con una supuesta herramienta antispam, pero sinceramente, a mí no me funciona mucho y se cuelan bastantes. Así que sólo te queda revisarlo a mano.

Algunos trucos para evitar bots automáticos es añadir siempre un captcha para que los usuarios dejen sus comentarios y desactivar los enlaces html en comentarios. De esta forma evitarás enlaces indeseados, como mucho podrán colarte la dirección de la web, pero sin crear un enlace. 

Pero ante el spam inteligente poco podemos hacer, sólo revisar los comentarios y eliminar los que sean spam para que no quede rastro. Es un poco molesto, pero por ahora es la única solución que tenemos. Y por supuesto, no caer en la tentación e ir dejando mensajitos aquí y allá para que nos visiten. Como dice el refrán: "no hagas con los demás lo que no quieres que te hagan a ti". 

Y para reirte un rato con este tema, el sketch de los Monty Python que popularizó la palabra spam y le dio el significado que hoy conocemos: "algo que está en todas partes y nadie quiere".




¡Comparte si te gusta!
ESCRITO POR Marina Montes

Periodista, apasionada de la web 2.0, intento de community manager. Bloguera, lectora y enganchada a las nuevas tecnologías. Un poco friki y un mucho geek.
Sígueme en Twitter | Facebook | Linkedin | Google+

No hay comentarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Valoro la aportación de nuevas informaciones y los enlaces con información relevante, pero no el spam. Todos los comentarios que no se atengan a esta norma serán eliminados.