Los errores que no puedes permitirte en tus códigos QR

Hace unos años los códigos QR eran algo casi desconocido para el común de los mortales. Pero con la llegada de los smartphones están hasta en la sopa. ¿No sabes lo que es un código QR? Son cómodos, fáciles de crear y pueden contener mucha información. ¿Qué más puede pedir una empresa? Son tan fáciles que a veces quienes los usan cometen errores de manual: códigos QR muy pequeños, demasiado grandes o con un enlace incompleto... Si quieres hacer una estrategia de marketing con esta herramienta tan útil analiza bien lo que vas a hacer y échale un vistazo a esta lista para no cometer los mismos errores. Aunque pienses que no pasa nada, si no lo utilizas de una manera adecuada puedes llegar a perder clientes sin que lo sepas.

Url erróneas, sitios flash o documentos demasiado grandes
Piensa que los códigos QR, por lo general, sirven para que los usuarios los capten a través de teléfonos móviles. La mayoría de los navegadores para smartphones u otros dispositivos similares no están habilitados para sitios flash. ¿Por qué los diriges hacia esa página? Si necesitas esa tecnología para tu sitio web haz una versión alternativa para móviles con una interfaz más sencilla. Así tus clientes no se irán cuando vean que el móvil no los lleva  a ninguna parte.

Vigila bien, también, que no te hayas comido ningún carácter en la dirección o el usuario sólo verá un bonito mensaje 404. Puede que lo intenten una, dos e incluso tres veces. Pero cuando vean que no llegan a ningún sitio, ten por seguro que no volverán.

Otro error muy común es que el código QR te lleve hasta un documento de descarga: una tarjeta de contacto, un formulario, un dossier... de acuerdo, es muy interesante este uso. Pero de nuevo recuerda que eso va a parar a un smartphone. ¿Por qué metes un catálogo lleno de imágenes que ocupa 50mb? Ya has perdido clientes.

Y por supuesto, no le pongas nada encima. Si tapas una parte del código es como si no hubieras puesto nada. Ni pegatinas, ni letras ni nada, mientras más limpio esté este código, más rápido contactará. 
Criatura, para hacer esto... no lo hagas.


 Lugares inadecuados: avionetas, carreteras y packaging
A veces las empresas se dejan llevar por el tamaño. Dicen que cuanto más grande, más te verán. Y llevan razón, pero hasta cierto límite. Un código QR en una marquesina, bien. El mismo código en un mensaje volante en una avioneta no te servirá para nada. ¿De verdad crees que los usuarios tienen unos móviles con un teleobjetivo que va a captar eso? Otro error es colocar estos códigos en esos carteles de publicidad que se ven en la carretera. ¿Qué quieres, provocar un accidente de tráfico? 

Are you kidding me?
 También ocurre lo contrario. Por querer ahorrar a veces se hacen QR tan pequeños que es imposible que el dispositivo pueda llegar a leerlo. 
¿De verdad piensas que el smartphone viene con una lente macro?

 Pero también hay que tener en cuenta dónde colocarlo dentro del packaging o, lo que es lo mismo, el envoltorio del producto. No se te vaya a ocurrir ponerlo en una esquina o una unión, porque puede ser que se superponga o caiga justo en una esquina y entonces no hay nada que hacer. 

Un fallo muy común es colocar un código QR en los uniformes de los trabajadores. Sí, es original - ya no tanto - y da la sensación de que la empresa es muy moderna y apuesta por las últimas tecnologías, pero... ¿se están quietos los trabajadores para que al usuario le dé tiempo de captar el código? ¿No es un poco violento para el trabajador que alguien esté echándole fotos todo el día? ¿No es raro para el cliente tener que escanear a quien te atiende? Al final eso no va a ninguna parte.

Probar, probar y probar
El único consejo que puedo darte para que no caigas en estos errores es que tengas un poco de sentido común y que lo pruebes antes de imprimirlo o mandarlo a publicar. Comprueba que realmente lleva hasta la página web que quieres mostrar, que el dispositivo lo captura rápidamente y que no nos devuelve errores. 

Y que, aunque es interesante ser creativo, no te pases. En una ocasión vi un código QR en una plancha de metacrilato tallada. ¿Qué ocurría? que al tener poco contraste - no era blanco y negro, sino transparente y grisaceo - aquello no iba ni para adelante ni para atrás. En lugar de eso, ¿Por qué no pruebas a hacer algo así?

Esta tarjeta transparente funciona a la perfección.
Si quieres seguir viendo algunos de estos errores no te pierdas WTFQRCODES, una web que se dedica a recopilar los fallos más divertidos. Y sobre todo, piensa. ¿debo utilizar un código QR o no lo necesito?
Esquire magazine featured a QR code on the cover of one of its magazines, only to place it where the mailing label goes. Another unfortunate blunder. - See more at: http://bigeyecreative.com/blog/3-greatest-qr-code-fails-of-2011/#sthash.vt4mIFpF.dpuft


¡Comparte si te gusta!
ESCRITO POR Marina Montes

Periodista, apasionada de la web 2.0, intento de community manager. Bloguera, lectora y enganchada a las nuevas tecnologías. Un poco friki y un mucho geek.
Sígueme en Twitter | Facebook | Linkedin | Google+

No hay comentarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Valoro la aportación de nuevas informaciones y los enlaces con información relevante, pero no el spam. Todos los comentarios que no se atengan a esta norma serán eliminados.