Busco un periodista que escriba como Kapuscinski y que cobre como un mendigo

"La cosa está muy mal. Cada vez hay menos ingresos publicitarios." Esa es la cantinela con la que ha empezado la criba en el mundo del periodismo y de la que se aprovechan muchas empresas. Y cada vez hay más ofertas miserables en portales de búsqueda de empleo que hace que me hierva la sangre. Porque se justifican en una situación para ofrecer contratos casi esclavistas con los que ni siquiera se puede sobrevivir. Muchos me dirán: "Pasa de esas ofertas. Para qué te metes. Ni siquiera las mires". Pero es que no puedo. Lo siento, pero no puedo. Porque todavía me queda un poco de dignidad para saber qué se puede considerar trabajo y qué es regalar tus capacidades.  

Esta es la oferta que había ayer en Milanuncios y que denunciaban en el grupo Periodistas de Andalucía en Facebook




Así, a bote pronto, piden una dedicación completa por 200 euros al mes. Pero hay más. Según entiendo, piden varios requisitos:

- Un periodista: Yo doy por hecho de que hablan de una persona licenciada. Alguien que ha pasado cuatro o cinco años formándose para el trabajo. Vamos a dar un voto de confianza y dejémoslo en alguien que sepa escribir con un mínimo de criterio. Aceptamos barco.

- Que sepa de temas medioambientales en América del Sur, México y Estados Unidos: Tiene que ser alguien que esté medianamente especializado en el tema o que, al menos, sepa dónde buscar ese tipo de información y entenderla. Lo que viene siendo periodismo especializado.

- Que sea freelance: o sea, que se pague su seguridad social y que le facture si quiere cotizar algo.

- Que sepa tres idiomas: castellano, portugués e inglés.

- Que publique 28 noticias al día. ¡¡28!! 

Vamos a pensar que el periodista-freelance-trilingüe-experto en materias ambientales sea un máquina y escriba artículos en 15 minutos. Multiplicándolo por las 28 noticias que piden es un total de 7 horas al día. 35 horas semanales. Casi una jornada completa.

Y sólo por la módica cantidad de 200 euros al mes.

Ahora vamos a sumar: el periodista-freelance-trilingüe-experto en materias ambientales-que es un máquina tiene que tener un equipo propio donde redactar las noticias. Y conexión a internet para consultar las fuentes y enviar las noticias. Vamos a contar con que eso ya lo tuviera antes de ver la oferta. Vale. Pero está dentro de los gastos que le suponen al periodista-freelance...-todo lo demás. Además, esta personita quiere hacer las cosas bien hechas y facturar por lo legal. Tiene que darse de alta como autónomo, porque si no estaría dentro de un terreno alegal que no se aclara muy bien. Como mínimo, tiene que pagar 50 euros de cuota de autónomo si se acoge a ese plan maravilloso de la tarifa plana para jóvenes que salió hace poco. Pero eso sólo son unos meses. Al final acabará pagando la cuota completa. El mínimo, según me informaron hace poco en la Seguridad Social, estaba rondando los 250 euros. ¿Os salen las cuentas? Porque a mí no.

gratisnotrabajo, periodigno, gratis no trabajo
Porque queremos un periodismo de calidad. Y porque el trabajo dignifica a las personas.
Pero independientemente de si las cuentas cuadran o no. Vamos a hacer otras. 28 artículos al día por 5 días a la semana por 4 semanas que tiene un mes son 560 artículos al mes. Un máquina nuestro periodista-freelance-trilingüe. Si dividimos el total de artículos por el total que pagan en esta empresa da la astronómica cantidad de 0,36 céntimos por artículo. Guau. Una barbaridad. Gracias, señor empresario.

Lo triste de esto es que estas ofertas están a la orden del día. Portales que piden periodistas con dos idiomas para escribir en sus blogs por una miseria y encima exigen artículos propios, de calidad y con imágenes originales o, al menos, libres de derechos. Y lo mejor de todo es que lo venden como un escaparate para mostrarte al mundo. Que te harás un nombre. Y los pobres estudiantes que buscan abrirse un hueco como sea pican. Y los pobres periodistas desempleados que ven cómo las facturas se acumulan una detrás de otra y están hartos de comer macarrones blancos caen. Y dicen "al menos es algo". 

No. No es algo. Es denigrar la profesión. Es aceptar unas condiciones de esclavitud. Puede que suene un poco sindicalista, pero si todos los periodistas -o aspirantes a ello- rechazásemos esas ofertas y las denunciásemos poco a poco conseguiríamos acabar con ellas. Pero detrás de un "no" hay quince "síes" que aceptan lo que les echen. 

Si quieres ir haciéndote un nombre en la red, no caigas en estas trampas, por favor. Créate un blog. Hazte una página de Facebook, usa Twitter, muévete en foros y grupos de LinkedIn. Véndete bien. Pero hazlo tú. No te prestes a estas ofertas que van a acabar con la profesión más bonita del mundo.

Basta ya de contratos de colaboración freelance en los que el periodista tiene que ceñirse a las directrices del medio. Basta de artículos al peso como churros. Basta de trabajos sin alta en la seguridad social. Porque todos queremos un trabajo digno. Un trabajo en el que sentirnos realizados. Queremos demostrar lo que sabemos hacer. Pero en estas condiciones no. Ojalá lo consigamos. 

Porque por ahora parece que el periodista-freelance-trilingüe está exigiendo por encima de sus posibilidades.


¡Comparte si te gusta!
ESCRITO POR Marina Montes

Periodista, apasionada de la web 2.0, intento de community manager. Bloguera, lectora y enganchada a las nuevas tecnologías. Un poco friki y un mucho geek.
Sígueme en Twitter | Facebook | Linkedin | Google+

6 comentarios

6 comentarios :

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo en cada frase, en cada coma, en cada punto.
    #gratisnotrabajo #periodismodigno

    ResponderEliminar
  2. Qué razón tienes!! Totalmente de acuerdo. En mi campo, la psicología, ocurre lo mismo; miles de ofertas para trabajar como becario por un sueldo ínfimo. Yo misma pequé un vez, pensando que haría currículum o que después me contratarían... Nada de nada! Esto es lo que también tiene que entender la gente: no vale la pena estar explotado porque la realidad es que nunca vas a salir de la espiral y encima vas haciendo que el valor de un trabajador vaya mermando poco a poco. Todos debemos decir que no a esas ofertas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al final siempre hay quien cae diciendo "al menos así voy formándome", pero no es así. Al final el becario hace el trabajo de otra persona sin que lo enseñen, cargándolo con una responsabilidad que no debe tener y, encima, sin cobrar. Como dices, todos deberíamos decir que no, pero por desgracia, siempre habrá alguien que lo coja.

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo, Marina. Te paso un enlace a mi blog porque ando escribiendo sobre estos temas de explotación y mendicidad http://subversado.blogspot.com.es/2013/09/valgo-mucho-pero-cuesto-poco.html

    ResponderEliminar
  4. Creo que esto es denunciable Marina. Es que casi sin sacar las cuentas se llega a la conclusión de que están ofreciendo un trabajo esclavo en pleno siglo XXI, en un país del primer mundo, amparándose en que escasean los contratos publicitarios... Si es así, pues que no hagan este tipo de ofertas pues ni siquiera a los becarios, pues lo que hacen con ellos es que se inicien denigrando una profesión a la que como bien dices, han dedicado 4 ó 5 años de estudios. Yo llevo varios años sin ejercer el periodismo, pero prefiero hacer otro tipo de trabajo antes que descalificar la profesión a la que dediqué 5 años de universidad y más de 20 años de experiencia en el campo del periodismo deportivo. Estoy por la vía de utilizar las redes sociales antes de aceptar ofertas semejantes. La verdad que hacen hervir la sangre!

    ResponderEliminar

Valoro la aportación de nuevas informaciones y los enlaces con información relevante, pero no el spam. Todos los comentarios que no se atengan a esta norma serán eliminados.