Los domingos tuitteros de Pérez Reverte

perez reverte twitter
Reconozco que soy una fan incondicional de Arturo Pérez-Reverte desde que con unos 12 añitos leí El Club Dumas, me enamoré de Lucas Corso y me bebí el resto de libros que había publicado hasta el momento. Que puede que esté de acuerdo o no con sus ideas políticas pero me encanta la manera en la que habla claro de las cosas. Y ahora, que el señor Pérez-Reverte se ha aficionado a Twitter, la verdad es que estoy deseando que lleguen el domingo. Porque los domingos tuiteros en el bar de Lola son sagrados. Entre el "clic" de una semana y la apertura del bar del siguiente a mí se me hace eterno. Para los medios de comunicación es todo un evento, porque todos conocemos la lengua afilada de Pérez-Reverte y los que más, los que menos, siempre sacan un titular llamativo. Raro es el domingo en el que el escritor no ha "incendiado Twitter".

Pero lo cierto es que Pérez-Reverte es todo un ejemplo de cómo usar una cuenta de Twitter para afianzar la marca personal. Y todo un modelo a seguir sobre cómo gestionar las crisis de imagen. Los tuiteros recordaréis aquella historia de las lágrimas de Moratinos al dejar su cargo hace tres años y como Arturo Pérez Reverte, sincero como él solo, lo llamó "perfecto mierda". Fue el nacimiento del hashtag #perezrevertefacts que se convirtió en trending topic. Años después se confesó un asiduo al videojuego Call of Duty y vivimos otro momento de gloria disparatada con los #revertegamerfacts

La coña, como siempre, fue monumental, y la verdad es que hubo algunos tuits soberbios.



Esto de los "fulanitofacts" es un fenómeno bastante habitual en Twitter. Suelen salir cuando el famoso de turno ha hecho una declaración desacertada o ha metido la pata en Twitter. Por ejemplo, Bisbal y las pirámides. Los usuarios se ceban, a veces con humor e ironía de la buena y otras veces con mala sombra. Y más de una vez han supuesto una verdadera crisis de imagen para los famosos, como le pasó a Amaia Montero con su desafortunada frase sobre el lenguaje femenino. Sin embargo, en el caso de Pérez-Reverte fue todo lo contrario. El escritor se lo tomó con humor y se unió a la fiesta de los primeros #perezrevertefacts con un tuit lapidario:
El resto, os lo podéis imaginar: los tuiteros se rindieron ante la salida de Pérez-Reverte y continuaron con la broma un par de días más. Incluso se ha creado una página web que recopila todos estos #perezrevertefacts. Aunque no era una crisis de imagen en sí, lo cierto es que la estrategia seguida por Pérez-Reverte es una buena manera de gestionar un problema en las redes sociales. De hecho, es uno de los pasos que se recomienda seguir: utiliza los comentarios negativos para llevártelos a tu terreno. Y así fue como se hizo en este caso, demostrando que ha sabido adaptarse perfectamente a la mentalidad 2.0 y a las nuevas tecnologías. Y que lo suyo es darle a la tecla sea cual sea el medio que toque.


¡Comparte si te gusta!
ESCRITO POR Marina Montes

Periodista, apasionada de la web 2.0, intento de community manager. Bloguera, lectora y enganchada a las nuevas tecnologías. Un poco friki y un mucho geek.
Sígueme en Twitter | Facebook | Linkedin | Google+

No hay comentarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Valoro la aportación de nuevas informaciones y los enlaces con información relevante, pero no el spam. Todos los comentarios que no se atengan a esta norma serán eliminados.