¿Cuánto vale mi trabajo como bloguero?

Desde hace tiempo estoy intentando establecer un presupuesto para ofrecer mis servicios como bloguera profesional. Hace tiempo trabajé como bloguera "al peso" en una de estas plataformas de blogs en las que te pagan a un precio establecido el post: cobraba según número de artículos publicados al mes y las visitas registradas. 
Ahora me he planteado ofrecer mis servicios como freelance a terceros bien para blogs corporativos, redacción de textos para web o manteminiento de sitios. La cuestión es que se me ha planteado una pregunta que casi todos los que nos lanzamos a esto del mundillo bloguero nos habremos preguntado: ¿cuánto cobro por mi trabajo?

Si lo que buscas es una respuesta numérica ya puedes dejar de leer este post porque no te voy a dar una lista. Primero, porque aún no he acabado de configurarla, y después porque esto es como todos los trabajos: depende de tu valía, de las horas que le dediques y de la experiencia que tengas. En realidad este post está dedicado a esas empresas que ofrecen 0,50 euros por post o que piden paquetes de entradas originales, de calidad y con conocimientos SEO como el que pide un paquete de churros. Es cierto que bloguero puede ser cualquiera, pero también es verdad que no todo el mundo puede dar la calidad que necesita una empresa ni la experiencia necesaria para saber gestionar las necesidades que buscan al contratarnos.

Y por favor, señores empresarios. Lo de "28 noticias diarias por 200 euros al mes" es una salvajada. Paguen lo que vale el trabajo. Y si no quieren pagarlo, háganlo ustedes. A mí me puede parecer caro que me cobren 5 euros por meter los bajos de un pantalón, pero yo no tengo máquina de coser ni tiempo para pararme, así que recurro a un costurero que me pone una tarifa por su trabajo calculando horas de trabajo, material utilizado y los costes que genera su actividad. Y que no se me ofenda el gremio de costureros, que por si no se ha entendido, los estoy defendiendo.

¿Qué factores debe tener en cuenta el bloguero para poner precio a su trabajo?

Tipo de post: calidad y extensión
Obviamente la extensión del post deberá marcar el precio que se cobre. No es lo mismo una entrada breve de 200 palabras que una más extensa de 600. Para que te hagas una idea sobre la extensión, este post que estás leyendo está en torno a las 900 palabras. ¿A que no parecen tantas? La calidad también debe influir: pueden ser resúmenes de otras webs, traducciones de textos en otros idiomas o post propios. En estos últimos también ha distintos tipos: hay entradas más sencillas y planas y otras que requieren investigación previa, búsqueda de fuentes y análisis de la información antes de sentarse a escribir. Y también hay que tener en cuenta el material audiovisual que rodea al texto: ¿tienes que buscar imágenes, tienes que crearlas tú? ¿Hay que hacer infografías o vídeos de apoyo? Esto también cuenta, pero no es el único factor.






Tiempo de elaboración
Otra variable de este cálculo es el tiempo que tardamos en elaborar el artículo. Y hablo de elaborar y no de escribir. Obviamente depende de la extensión, pero también de la preparación previa de la que acabo de hablar. ¿Dónde está la media? Depende de la facilidad de palabra que tengas, de lo que domines el tema y de cómo te has levantado ese día. Desde mi experiencia te diré que los post que escribo para FrikArte, que rondan las 500-600 palabras me toman en torno a una hora de trabajo.

Temática
Un factor importante es la especialización. Un post para una web corporativa sobre un tema médico, por ejemplo, requerirá una especialización mayor que una sobre una temática amplia sobre ocio, por ejemplo. O un blog sobre apicultura frente a uno de manualidades sencillas para niños -sin desmerecer a ninguno-. Si el texto requiere una especialización o formación previa deberá ser un poco más caro que uno genérico.

Vale, pero ¿cómo lo calculo?
Hay varias fórmulas. Unos prefieren estipular un precio por palabra, otros por pieza o quienes prefieren calcular el trabajo por hora. Así encontramos ofertas tan dispares como 0,15 céntimos la palabra o 10 euros por un post de 250 palabras. Si prefieres optar por la fórmula del trabajo por horas, puedes utilizar la calculadora freelance que diseñó Laura López y que puede ser bastante ilustrativa. Lo normal es que esté en torno a los 8-12 euros la hora, dependiendo de los gastos y estimaciones que queramos aplicar. Luego, por desgracias, todo baja un poco debido a la ley de la oferta y la demanda -digo por desgracia para nosotros, para el mercado es una maravilla-. Una vez calculado esto, ¿a que ya no te parecen tan caras las tarifas que se ven por la web?

Para finalizar, una fábula a modo de reflexión. Seguro que alguno ya la ha oído, pero nos ayuda a entender todo lo que estamos hablando.

Una vez, un ingeniero acudió a una empresa para arreglar un ordenador del que dependía gran parte del trabajo. Tras revisar el problema, sacó un destornillador, apretó un tornillo y arregló el problema. El empresario, al revisar la cuenta, se echo las manos a la cabeza. "¡500 euros por apretar un tornillo!"-exclamó indignado.
El ingeniero, tranquilamente, justificó su trabajo: "Señor, usted no me paga por apretar un tornillo. Eso puede hacerlo cualquiera. Usted me paga por saber qué tornillo tengo que apretar para solucionar el problema".


Imágenes: Freevector


¡Comparte si te gusta!
ESCRITO POR Marina Montes

Periodista, apasionada de la web 2.0, intento de community manager. Bloguera, lectora y enganchada a las nuevas tecnologías. Un poco friki y un mucho geek.
Sígueme en Twitter | Facebook | Linkedin | Google+

No hay comentarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Valoro la aportación de nuevas informaciones y los enlaces con información relevante, pero no el spam. Todos los comentarios que no se atengan a esta norma serán eliminados.